miércoles, 18 de mayo de 2016

Salsa Obie Bermúdez Puerto Rico


Biografia:

Obie Bermúdez, La historia continúa La carrera de Obie Bermúdez, como su arte, está llena de originalidad. Nacido en Puerto Rico y criado entre su país natal y New Jersey, Obie supo continuar su herencia familiar de amar y respetar la música, más allá de las circunstancias que tuvo que vivir, las que no siempre fueron favorables. La suerte se encontró con el talento en aquella lavandería donde trabajaba, lugar que se hizo tan famoso como sus canciones. Obie pudo encontrar en aquél sitio su propio espacio para la creación, como una muestra de que el talento y la inspiración no conocen lugares. Después de “Confesiones”, su más reciente trabajo, su talento y buena fortuna siguieron custodiando su carrera, haciendo de Obie Bermúdez un nombre propio en la industria de la música latina. En un mundo con seres humanos ansiosos por encontrar emociones que los contengan y poesías que los hagan soñar, este joven cantautor supo incorporarse rápidamente a este rol de autor, compositor e intérprete, ganándose un lugar privilegiado. Con “Antes”, le cantó a la pérdida de un amor de una manera que no es común en las líricas latinas, donde se habla con profundidad de una emoción, pero de una manera moderna en la composición y frescura en la interpretación. En otro de sus éxitos, “Me Cansé De Ti”, nos entregó una letra simple que no por intensa dejó de ser natural, haciéndola crecer al interpretarla con una intención y forma de decir que lo hacen personal y único. Hoy, muy lejos físicamente de aquella lavandería y su gente, que fueron su inspiración, está más cerca que nunca de las emociones que nacieron de aquéllos días. Su sensibilidad sigue conectada a la gente sencilla que vive intensamente y que camina cualquier calle de nuestras ciudades. Una vez en cada década podemos ver el nacimiento de un artista con estas características. Por estos días, Obie Bermúdez, es el artista que representa una forma de pensar, de vivir y de sentir que nos identifica latinos. Las Confesiones de Obie Bermúdez Cada año en la vida de Obie Bermúdez ha sido vivido con extrema pasión y entrega. A cada cosa que el destino le puso en su camino, le encontró un aprendizaje. Su inquebrantable fe en Dios lo hizo sentir seguro que habría un momento en que su música se encontraría con la suerte y una bendición llegaría a su vida. Pero nunca pudo imaginar de qué manera sucedería. Nació en Aibonito, en las cálidas montañas de Puerto Rico, rodeado de una familia en la que hablar de música era cotidiano, y en la que cantar e improvisar, una razón de vivir. Su abuelo fue músico y su padre - que en su momento formó una banda de rock -le dieron la base que hoy tanto agradece porque nunca debió esforzarse en aprender un solo compás. Su talento es natural, quizás por eso jamás pasó por un aula para entender el lenguaje académico de una canción. Una guitarra y un cuaderno de notas le fueron suficientes para escribir aquellas melodías que improvisaba. Desde Puerto Rico, a los 12 años, se muda con su familia a Vineland, un área granjera del estado de New Jersey, donde era oriundo su padre. Allí, en los ratos libres, comenzó a descubrir que su camino lo llevaría, inevitablemente, a la poesía y la composición musical. Su primera experiencia profesional la logra en su adolescencia. En 1996 grabó su primera demo. “Fue algo sencillo, pero de gran significado para mi”, recuerda. Y así, sin saberlo, Obie había sembrado una semilla que daría frutos a muy corto plazo. “De una conversación con David Maldonado, mi manager, acerca de aquella canción, surgió la idea de hacer un disco”, recuerda vívidamente. Finalmente, en 1998, el álbum ya estaba en la calle y tuvo un gran impacto. Titulado LOCALES, se destacó por la manera alternativa en que interpretó la salsa. “Era un tipo de salsa diferente, con más historia, más orquestación, y un poco más social”, explica Obie sobre su primera experiencia en un estudio. Este trabajo, con el tiempo, le abriría las puertas definitivas al lugar que estaba reservado para él. Hacia el 2000, ya con un nombre propio en el mercado de la música, decidió buscar un lugar en la ciudad que, siempre pensó, hace más fácilmente los sueños realidad. Así es como New York se convierte en el nuevo hogar para sus metas. Colmado de expectativas llegó a la tierra que prometía darle lo que él anhelaba. Pero un acontecimiento cambió, eventualmente, el camino que pensaba ya estaba definido. En un momento en que se encontraba sin trabajo y sentía que la gran ciudad lo devoraba, entregó su destino a Dios. Y sin pedir demasiadas explicaciones sobre el porqué suceden las cosas, se empleó enuna lavandería. Cada mañana, caminaba con felicidad a trabajar, confiado en que, si era parte del plan de Dios para él aquél nuevo reto, debía hacerlo con alegría. Y el plan se concretó. En los dos años que dedicó a servir a sus clientes pudo conectarse con la realidad de cada uno de ellos y, particularmente, con su propia realidad interior. “Aquella experiencia fue maravillosa. Aprovechaba cada momento que tenía libre para escribir lo que sentía, lo que veía, de la manera en que toda esta gente vivía y de la manera en que impactaba en mi vida”, explica. Todas estas vivencias se volcaron en las canciones de CONFESIONES, su nuevo trabajo discográfico para EMI US Latin. “Si alguien te pregunta quién soy / dile con orgullo que soy una estrella que en cielo brilla / si alguien te pregunta a dónde voy / dile que voy sin miedo, con mi sueño, rumbo al cielo y que pronto llego”. Esta canción, que se titula “4:30”, por la hora en que se levantaba cada día para trabajar, es el testimonio de su propia vida, de sus emociones y el de sus valores personales que van más allá de su profesión y sus circunstancias. “Todo tiene un propósito en la vida, por algo nos suceden las cosas”, reflexiona Obie desde la calma que da el sentirse haciendo lo correcto. “La confianza, la fe que pones en lo que haces, determina que todo lo que está para ti comience a aparecer”, asegura. Con esta certeza es que Obie Bermúdez explica la manera en que su camino se cruzó con el de Rubén Blades, el músico que siempre admiró. Con el artista panameño se reunió en el momento de escribir “4 de julio”, una canción que dedicó a uno de sus hermanos que está en la cárcel y es una de las 10 canciones de su nuevo disco. Vive en la simpleza que le permite conectarse con los demás para poder enriquecerse a la hora de escribir sus canciones. CONFESIONES, no es sólo otro logro más de su prometedora carrera, sino una manera de enseñarnos el triunfo del talento, más allá de cualquier aparente adversidad con la que la vida suele desafiarnos. Con la humildad que llevan los grandes y dueño de un instinto musical único: Obie 
Sitios Web Relacionados :
Rosa Gracia Administradora

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada